miércoles, 11 de mayo de 2016

Soy de la facción...

No sabía qué hacer, todo dependería de lo que eligiese pero pensar que, si no pasaba las pruebas sería un sin techo,un desprecio de la sociedad y no podría salir de ahí por nada del mundo, me atormentaba.
Pero me dispuse a tomar una gran decisión. Me levanté,caminé diez pasos y, mientras me acercaba a los cuencos de metal pensaba, "¿Cómo me represento mejor?,¿dónde encajo perfectamente?" Y, cuando estaba a punto de escoger osadía pensé "¿para qué vivir al límite cuando diciendo la verdad puedes vivir igual pero sin tanto riesgo de muerte?" Y, sin pensarlo más, cogí el cuchillo e hice un corte superficial en la palma de la mano.
En ese momento, pensé miles de cosas pero no sé por qué hice como si no tuvieran importancia. La gota se precipitó sobre los cristales y empezaron a aplaudir. En ese momento, sabía que no sería fácil.
Al salir nos llevaron a una esplanada y había cuatro casas de madera con una letra y un numero en el lado superior izquierdo de la puerta.Nadie sabía nada y nos fueron colocando en las puertas,al entrar nos decían dos cosas de un tema aleatorio y teníamos que adivinar  cual era mentira y cual verdad a base de las expresiones faciales.Pero me decidí a fijarme en la voz y dije que la mentira era la primera y sin respuesta me dijo abre esa puerta y vete en ese momento perdí la conciencia.

Soy de la facción... Cordialidad


                                          Cordialidad



Estuve una semana esperando el momento para elegir de qué facción era. Cuando llegó el momento de elegir, no sabía que había tanta gente en la sala. Cuando me tuve que levantar, caminé hacia el centro, cogí tranquilamente la navaja, me corté un poco la mano y dejé la gota de sangre en cordialidad. En ese momento, empezó a salir humo del vaso y la gente empezó a aplaudir. Así que me fui a mi facción muy contento.
Unas horas despúes de escoger y de acabar la prueba, nos fuimos en una furgoneta y nos hicieron unas preguntas muy raras pero las supe contestar. Me preguntaron: ¿Eres feliz? Sí - les contesté con seguridad. Despúes de esa pregunta, seguidamente me hicieron otra... Si un familiar tuyo muere, ¿tú cómo reaccionarías? Nada, estar un ratito mal por perder una persona pero seguir feliz porque no hay vuelta atrás ya que por mucho que llores no volverá. Cuando les contesté con esa seguridad y con amabilidad, me dijeron: "tú eres de nuestra facción, sin ninguna duda".
Despúes de contestar las preguntas, nos llevaron a un sitio muy divertido donde había sustancias no muy permitidas. Ademas, había peluqueros para escoger el estilismo que quisieras.
Y la verdad es que todo fue muy bien y divertido. Todos son muy amables conmigo.



viernes, 6 de mayo de 2016

Erudición


Y el día llegó, llegó el día de escoger mi facción. Estoy un poco nervioso, pero tengo claro a cuál facción quiero pertenecer.
Entré en la sala y yo era el centro de atención. Sin pensármelo ni un segundo, me dirigí a la facción de erudición, agarré la navaja con muchos nervios, el pulso me temblaba, cogí aire y me hice un pequeño corte en la mano de la cual se derramó una gota de sangre. Finalmente, vi salir el humo muy aliviado. Seguidamente, me hicieron una prueba para comprobar mis capacidades.
De repente, delante de mí,  apareció una pantalla enorme con varios objetos pasando a gran velocidad. Mi objetivo era recordar los máximos objetos posibles. De hecho, de  los 250 objetos que salieron en la pantalla, recordé 247. ¡Todo el mundo quedó boquiabierto!

jueves, 28 de abril de 2016

Mi facción


 Abnegación 

Es el día en que tengo que elegir.
Me da mucho miedo ser algo que no me pega, estar en un lugar donde no pertenezco.
Así con miedo me dirijo a que me hagan las pruebas, no quería hacerlas pues sabría que tarde o temprano me separaría de mis amigos y familia.

Hice las pruebas y salí abnegación, por mi mala suerte he de dejar a mis amigos de toda la vida y a mi familia pero creo que ahí encontraré lo que busco, encontraré mi sitio.

En abnegación nos enseñan a ayudar a la gente, a ser amables, a pensar menos en nosotros mismos y más en los demás, porque los demás realmente son importantes y sería egoísta pensar en mí misma.

Vestimos de gris con pelo recogido todos por igual.

Ayudamos a los sin techo, ya que realmente no nos gusta ver sufrir tanto a la gente. En el fondo, todos somos iguales. 

En un viaje que hicimos todos, me acerqué a uno de los sin techo, y le ayudé. Busqué refugio y le di de comer ya que me daba mucha pena verle en ese estado. 




Erudición


Hoy es el día que me toca elegir a que facción pertenezco. Me ha tocado ERUDICIÓN. Se caracteriza por el gran conocimiento que todos sus habitantes poseen, es por eso que es considerada una de las dos facciones esenciales. Su sustancia en la ceremonia de elección es agua. En el momento de elegir, todos los de la sala estaban callados y serios, nadie hablaba.  Los miembros de Erudición usan ropas azules de todos los tonos, también usan lentes y tienen cabello largo. Las mujeres usan vestidos largos y los hombres un tipo de túnica con anteojos.
La prueba que he tenido que pasar consistía en asistir a un programa de televisión de preguntasen el que ganaba porque me sabía todas las preguntas ya que soy inteligente.




Mi facción: verdad

 VERDAD




Era el día de las elecciones para elegir de qué facción quería ser. Tenía muy claro que quería ser de la facción de osadía y llegué allí bastante convencido de que quería ser de osadía, pero algo me ocurrió en el momento de las elecciones. Sentí una rara sensación como de que no estaba haciendo bien, notaba como si la facción de verdad me llamase, estaba confuso y no sabía qué hacer pero, finalmente, me decidí por la facción de verdad porque me puse a pensar que en la de osadía no pintaba nada y que mi sitio era la otra facción. Esa fue mi elección final.

Mi iniciación consistía en pasar todos los días por un detector de mentiras hasta el día de la prueba final en que te daban un suero de la verdad y frente a todos debía contestar preguntas personales. Su fin era que, si derramaba todos mis secretos, no tendría ningún deseo de mentir acerca de nada, nunca más. Tenía miedo por una cosa en el momento de la prueba final que era que me salieran ideas de alguien de osadía y por eso estaba tan nervioso. Me dieron el suero y me dormí. Al despertar, estaban todos aplaudiéndome por haber pasado la prueba.











Os dejo aquí mi cómic:

 
DIVERGENTE


Hoy es el gran día, hoy, por fin, sabré a que facción pertenezco.
Escogeré la facción de Osadía, por mi manera de ser, porqué me gusta el peligro y sentir la adrenalina sentirla por mi cuerpo, soy adicto a la adrenalina, por eso escojo Osadía.
La prueba que tuve de superar no creáis que fue tan difícil, solo tuve que escalar un edificio en ruinas sin ningún objeto de seguridad. 
Así fue como me convertí en uno más de Osadía.

 

MI FACCIÓN


Hoy es el día decisivo, hoy debo escoger a qué facción pertenezco.
Tengo muy claro lo que soy y lo que eligiré.
Se que soy de osadía porque me caracterizo por ser una chica que se enfrenta a todo lo que le rodea, a enfrentar mis miedos y luchar a todo lo que pueda.
Ha llegado el momento de levantarme y elegir ante todos lo que quiero ser.
Desde ahí voy a enfrentarme a todos.
Toca demostrar que soy de osadía y la primera prueba a la que me enfrento es en una ciudad y consiste en pasar de edificio a edificio con una cuerda.
Tengo que ser muy valiente para saltar con solo una cuerda.
Siento que debo saltar para que me acepten en osadía.
Tengo miedo porque, si no salto bien, me caeré pero tengo que enfrentarme a eso. Es saltar y entrar en la facción o no saltar y no entrar.
Poco a poco, entrenando, puedo llegar a superar las pruebas.